Compartir Regresar
  Factura Negociable: ¿Qué es?
 

 

¿Qué es la factura negociable?

Es un título valor, transmisible por endoso o un valor representado por anotación en cuenta contable de una Institución de Compensación de valores, que se origina en la compra-venta de bienes o prestación de servicios, respecto de la cual se ha emitido mediante una  factura comercial o recibo por honorarios de modo impreso o electrónico.

¿Cuál es la diferencia de la factura negociable respecto de la factura comercial?

La factura comercial es una denominación genérica que posee el documento regulado por el Reglamento de Comprobantes de Pago, que otorga efectos tributarios. La factura negociable es la tercera copia de la factura, que no tiene efectos tributarios, que contiene información relativa a la factura comercial y datos adicionales que permiten su endoso, negociación, protesto y ejecución.

¿Cómo usar la factura negociable?

Para usar la factura negociable, se debe contar con un talonario de comprobantes de pago donde se incluya dicho título valor. Esta nueva copia debe llevar impresa la denominación “Factura Negociable” y una nota en los márgenes que diga “Copia Transferible – No válida para efectos tributarios”.

Asimismo, entre la información indispensable que debe tener éste título se encuentra: firma y domicilio de quien emite el comprobante; domicilio del adquiriente del bien o usuario del servicio; fecha de vencimiento, el cual sino no es explicitado se asumirá que será a los 30 días calendario siguientes a la aceptación del título valor; el monto total o parcial pendientes de pago por el adquiriente; la fecha de pago de las cuotas pendientes (de ser el caso); y la fecha y constancia de recepción de la factura.

También es necesario resaltar que el adquiriente del bien o servicio cuenta con ocho días para dar la conformidad a la factura emitida una vez que ésta es recibida.

Pasado ese periodo, y si el cliente no se ha manifestado acerca de la aprobación del título, se presume la aceptación irrevocable de la factura, por lo que a partir de ese momento el proveedor puede endosarla a la entidad financiera que vea conveniente.

Ya emití mi factura ¿y ahora qué hago?

La razón de ser de la factura negociable, y que originó su creación, es que puede convertirse en una herramienta efectiva capaz de brindar acceso a liquidez en el corto plazo.

Para ello, el proveedor o quien tiene la potestad sobre la factura negociable puede acercarse a las entidades financieras que ofrezcan productos como el factoring o descuento, y endosarla. Una vez realizado el endoso, el banco entrega liquidez al proveedor aplicando una tasa de descuento, con lo cual la entidad pasa a ser el poseedor legítimo del mencionado título valor.

Es importante destacar que al darle el estatus de título valor a las facturas, las entidades financieras a quienes se les endose estos documentos tienen la potestad de acudir a la vía judicial en caso de producirse un incumplimiento en el pago de la factura, el cual es un medio mucho más ágil y rápido para realizar la cobranza que hacerlo a través de, por ejemplo, instancias administrativas.

¿Cuál es el uso de la tercera copia – Factura Negociable de la factura o recibo por honorarios?

Una vez producida su conformidad o aceptación por parte del adquirente o usuario, la factura negociable, queda a disposición del proveedor, para que éste la pueda endosar y/ o negociar ante una entidad financiera o la pueda anotar ante la cuenta de una ICLV con el mismo fin.

Si como adquiriente - usuario - deudor en una operación al crédito no firmo el espacio de “Aceptación” de la tercera copia – Factura Negociable, ¿el proveedor puede utilizarla como título valor?

Sí. Aun cuando no haya aceptación expresa por parte del adquirente o usuario deudor, la tercera copia de la factura o recibo por honorarios adquiere  la calidad de título valor con derecho a que sea negociada a través de endoso o por anotación en cuenta en una ICLV, salvo que el adquiriente deudor de la operación manifieste su disconformidad respecto de cualquier información consignada en el comprobante de pago o en la Factura Negociable dentro de los ocho (08) días hábiles contado a partir de la entrega del comprobante de pago.

¿Qué pasará si tengo un stock de facturas o recibos por honorarios impresos recién en el mes de julio de 2015?

Los comprobantes impresos y/o importados por imprenta autorizada desde el 01 de enero de 2015 tendrán validez hasta el 31 de diciembre de 2015, fecha en la que vence el plazo para dar de baja al stock pendiente de emisión, en tanto estos no contengan la tercera copia – factura negociable. Las facturas o recibos por honorarios impresos hasta el 31 de diciembre de 2014, tendrán vigencia solo hasta el 31 de octubre de 2015.

Fuente: Sunat / Gestión / Comercio

 
novedades
contacto@contabilidadcvis.com